Cinco Motivos Reales Para Ser Feminista

Hoy, como todos los 8 de marzo, se celebra conmemora el Día Internacional de la Mujer Trabajadora o, si nos da paja, el Día Internacional de la Mujer. La discusión de si el approach (?) a esta fecha es la correcta o no ya me da ganas de arrancarme los ojos, así que pensé en honrarla de otra manera.

Es sabido que autodenominarse feminista no es lo más común hoy en día (aunque se lo están recomendando cada vez más a las mujeres famosas en Hollywood) y me parece ridículo porque hay muchísimos motivos para ser feminista. ¿Que hubo 295 femicidios en 2013 en Argentina? ¿Que en 2014 en nuestro país los hombres ganaban en promedio 36% más que las mujeres? Nah. ¡ABURRIDOOO! Yo digo motivos posta, motivos reales. Cero falopa.

IMG_1029

Sigue leyendo

Hay un tema con Cincuenta Sombras de Grey… Y no tiene que ver con sexo

El 12 de febrero se estrena la película de Cincuenta Sombras de Grey, novela de E.L. James. Película muy esperada, no sólo porque se retrasó más de la cuenta por problemas de guion y de casting, sino porque se trata de la adaptación de uno de los booms literarios más impresionantes de los últimos años. Entre los tres libros de la saga, se vendieron más de 100 millones de ejemplares. La trilogía hasta le sacó el récord de ventas al último libro de Harry Potter, Deathly Hallows, provocando la mejor respuesta del mundo de la autora J.K. Rowling.

WfolxYB

“Imaginate cuántos libros más podría haber vendido si Harry hubiese sido más creativo con su varita”.

Sigue leyendo

Rainbow Rowell, fangirl.

Muchas veces (todo el tiempo) leo libros “malos”. No es que lo piense yo, sino que pertenecen a géneros que se consideran menores. Leo chick lit (literatura para minitas, en una traducción muy criolla), novelas románticas y de vez en cuando vuelvo a la literatura juvenil. Es cierto: probablemente ninguno de estos autores gane un premio Nobel de literatura. También es verdad que algunos son malos, así, sin comillas y desde el dolor de haber desperdiciado tiempo en algo tan horrible. Basura. Pero de vez en cuando te encontrás algo bueno, bueno en serio, en su género y en los demás.

Eso me pasó con Rainbow Rowell.

Sigue leyendo

Sobre Gillian Flynn y los personajes femeninos

No me acuerdo bien cómo empecé a leer a Gillian Flynn. Seguro saqué, de algún lado, que Gone Girl (Perdida) era el libro del año, y como soy altamente influenciable, quise ver de qué se trataba.

Me encantó.

Me gustó de esa manera tan noquierosalirahacerotrascosasquieroterminaresto, de no poder parar de dar vuelta las páginas (del Kindle). A esta altura del partido, todos sabemos de qué se trata: Amy Dunne desaparece el día de su aniversario y el principal sospechoso es su marido, Nick. Próximamente, en la versión hollywoodense de David Fincher, serán Rosamund Pike y Ben Affleck, respectivamente.

Es fácil describir por qué me pareció un buen libro, y ya muchos lo han hecho antes; aunque no sea fácil hacerlo sin spoilear y, créanme, es algo que vale la pena leer sin que te arruinen antes. Pero no me gustó sólo el twist, el giro de tuerca: me cautivó cómo estaba formado, los puntos de vista de él, las entradas de diario de ella, el ya famoso “cool girl rant” (es un gran spoiler, así que entren bajo su propio riesgo).

Yo leo desordenadamente. Pero cuando un autor me atrapa tanto como lo hizo Flynn no puedo pasar a otra cosa: y entonces ahí fui, a devorar sus otros dos libros. El primero, Sharp Objects (Heridas Abiertas). El segundo, Dark Places (no publicado aún en Argentina).

GILLIAN-FLYNN

Sigue leyendo

Lo capo que es Moccia, o cómo te caga el urbanismo de tu ciudad

Poco dije sobre las tramas de Moccia en el otro post pero creo que basta con asegurar que sus historias de amor, después adaptadas en películas con actores italianos y canciones de Tiziano Ferro son casi infalibles. Y aunque ya haya publicado al menos 4 libros nuevos desde que cerró la historia de Step y Babi, Tre Metri Sopra Il Cielo sigue siendo su libro insigne. Y no sólo en un nivel literario.

***********de acá en adelante hay spoilers, igual el libro salió en 1992, qué se yo***********

La primera página de Tre Metri empieza con la descripción de un graffiti. “Cathia tiene el mejor culo de Europa”, dice. Bueno. La trama sigue adelante y en una parte muy adorable (perdón) y famosa, Babi – que está en el pico de su relación con Step – le pregunta:

– ¿Estás tan feliz como para tocar el cielo con un dedo?
– No, mucho más. Al menos tres metros sobre el cielo.

Al día siguiente, cuando Babi va al colegio, pasa por un puente donde ve escrito “vos y yo, tres metros sobre el cielo”.
Sigue leyendo

Por qué amo a Federico Moccia

Cuando tenía 15 años una amiga se empezó a bajar películas de Internet. Fue la primera, y no sólo era gratis (!) sino que podíamos ver cosas que acá no se conseguían. Un viernes a la tarde fuimos y puso Tre Metri Sopra Il Cielo, una película italiana que acababa de salir. La amamos. Amamos la trama, los actores, la música, la cursilería, las frases del DJ de Radio Kaos que se escuchaban como voz en off (estoy segura de que mi amiga Cata se las sigue acordando de memoria).

Tre Metri Sopra Il Cielo. 3MSC. Tres metros sobre el cielo. LA película de 2004 en Italia: boom total, la vio más o menos todo el mundo (y tu vieja). Basada en el libro de Federico Moccia que también, por ese año, estaba rompiendo récords de venta. Riccardo Scamarcio (Step) y Katy Louise Saunders (Babi) en la típica – pero no por eso menos valiosa – historia del chico malo en la moto que se enamora de la chica bien (muy Cris Morena/SaliendoDelColegioTeEncontré todo).

272401_TC5JTRUKGY8PHPRYAZAKD6IQHABLJH_x1pgohcjcntymg4r9jheo8avfnk3w9unbncgvdkxmb9_59yelhdz6pd4_H161500_L

Riccardo Scamarcio y Katy Louise Saunders como Step y Babi (2004).

Dos años después nos fuimos todas juntas de viaje a Italia: éramos 20 mujeres y creo que volvimos al menos con 10 ejemplares de “3MSC”. Y del segundo libro de la historia de Step y Babi que acaba de ser publicado: Ho Voglia Di Te. Los leímos todas. Suspiramos. Amamos a Step. Puteamos por el final. En fin, lo normal. Teníamos 17 años.

Siempre pensé que todo había seguido los caminos usuales en cuanto a adaptación de best-seller – película. Quiero decir, nunca lo averigüé porque me parecía lo más normal del mundo: Moccia escribe un libro, es récord de ventas, se hace una película, Riccardo Scamarcio aparece en nuestras vidas, locura. Así. Pero no.

Sigue leyendo